Como niña fantasiosa de los 80, me flipó la peli La Historia Interminable. Reía con Fujur, lloré (mucho mucho) con Artax y me tapaba los ojos cuando aparecía Gmork.

Muchos años después leí curiosidades de la película y parece que Michael Ende, el escritor de la novela, odiaba la peli. Y otros muchos años después, vino una pandemia y me la leí.

A ver, el autor tenía motivos, más que una adaptación, la peli es una reinterpretación. Empezando ya por el aspecto de uno de los héroes, Atreyu, que de tener la piel verde y una trenza negra, pasó a ser un niño caucásico con pelo capa…

Así que a favor del Sr. Ende, con esta ilustración intento mostrar cómo Fujur y Atreyu son descritos en su novela.
Sigo de todas maneras, guardando un cariño especial por la película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.